80 millones para nuevos regadíos.

Taken at Garbutt Townsville Qld Australia 2010.© I retain copyright.
Taken at Garbutt Townsville Qld Australia 2010.© I retain copyright.

El Departamento de Desarrollo Rural ha recibido autorización de la Unión Europea para poner en marcha una línea de subvenciones de 80 millones de euros para la creación de nuevos regadíos. Este importe, del que son potenciales beneficiarias las comunidades de regantes expectantes, podría incrementarse hasta alcanzar prácticamente los 100 millones de euros si existiera suficiente demanda, sin necesidad de nueva autorización por parte de la Comisión Europea.

La nueva línea de apoyo tiene la peculiaridad de permitir al Gobierno de Aragón, una vez aprobada cada subvención, efectuar los pagos a lo largo de 25 años, conforme las comunidades de regantes expectantes vayan amortizando los préstamos que contraigan para la ejecución de las obras de creación de regadío.

El plan permite una intensidad de apoyo de hasta el 50 % de la inversión, que se aplicará a un coste máximo por hectárea de obra de 15 000 euros. Es decir, con los 100 millones que podrían adjudicarse a los diferentes proyectos se pueden llegar a transformar en nuevos regadíos, con una inversión total de 200 millones, cerca de 15 000 hectáreas de tierras de cultivo.

Una peculiaridad fundamental del nuevo sistema es que las subvenciones deberán aprobarse antes de 2020 pero el pago de las mismas a las comunidades de regantes podrá diferirse a lo largo de 25 años. De esta forma, conforme las comunidades de vayan amortizando los préstamos que contraigan para ejecutar las obras a lo largo de los años, recibirán la subvención correspondiente por parte de la administración autonómica. Este planteamiento, resulta clave tanto para no generar deuda pública para el Gobierno de Aragón como para poder poner en marcha grandes proyectos de inversión asumiendo unos niveles anuales de pago muy moderados, ya que el pago de cada subvención se producirá a lo largo de hasta 25 años. En definitiva, con una inversión pública reducida a corto plazo, se pretende movilizar unos montantes de inversión privada muy significativos.

Esta fórmula de financiación de regadíos forma parte del proceso innovador que el Departamento de Desarrollo Rural está configurando desde el inicio de la legislatura y que viene a ser en la práctica una nueva política en materia de creación de áreas regables.

El nuevo marco legal se complementa ahora con la línea de subvenciones autorizada por la UE y cuyos 80 (o 100) millones serán financiados como Ayuda de Estado por la propia comunidad autónoma.

En los próximos meses, el Departamento de Desarrollo Rural trabajará en el desarrollo normativo interno que exige la aplicación de la medida. Para ello, se está elaborando un proyecto de decreto que establecerá las bases reguladoras de la nueva línea de apoyo al regadío y al que deberán seguir las correspondientes convocatorias dirigidas a las comunidades de regantes expectantes. El trámite podría estar finalizado a mediados de 2017.