Desequilibrio estructural entre oferta y demanda.

Según informa el ministerio, el sector de la fruta de hueso presenta una situación de desequilibrio estructural por exceso de oferta que se viene produciendo cada verano desde 2014, incluso con anterioridad al cierre del mercado ruso. La situación de esta campaña 2017 se ha agravado al alcanzarse niveles de producción plenos en todas las zonas, semejantes a los de la campaña 2015 en la que se alcanzó un record de producción con 2 millones de toneladas, de manera que, en algunas de las principales zonas productoras, se han producido dificultades para comercializar el producto almacenado.

La retirada de  casi 20000 mil toneladas, anunciada por la Comisión Europea , será el quinto reglamento de medidas excepcionales destinado al sector de la fruta de hueso desde 2014.

Dado el carácter estructural de los problemas del sector, el ministerio ha anunciado la convocatoria de un grupo de trabajo con el sector en otoño, con el objeto de alcanzar un acuerdo para la puesta en marcha de medidas de medio y largo plazo que permitan restablecer el equilibrio entre oferta y demanda en el sector.

Con la ampliación del cupo anunciada hoy en Bruselas, se contribuirá a facilitar la descongestión de los stocks de las organizaciones de productores y centrales hortofrutícolas, con lo que se facilitará la entrada de la fruta de pepita de la campaña que ahora da comienzo.

Por otra parte, y  con el fin de contribuir a aliviar la situación financiera de los productores de frutas y hortalizas, el ministerio se ha comprometido a trasladar al Ministerio de Hacienda la petición de la reducción de módulos aplicables a la declaración del IRPF de 2017 para los productores de frutas y hortalizas, tal y como ya se aprobó para 2016.

Esta medida, de carácter fiscal, se suma a las ayuda para el acceso al crédito a los productores de frutas y hortalizas (Orden AAA/778/2016), actualmente en vigor, que cubren el coste del aval para préstamos de 40.000 euros a 5 años que pueden llegar a 80.000 euros y 10 años cuando se destinen principalmente a refinanciar préstamos previos.

En el marco de la Política Agrícola Común (PAC), el sector de las frutas y hortalizas dispone de un programa de apoyo específico de ayudas que se conceden a través de las organizaciones de productores de frutas y hortalizas. Al amparo de estos programas, las organizaciones de productores reciben anualmente 200 millones de euros de ayuda en España, con los que pueden financiar medidas destinadas a planificar la producción, mejora de la calidad, mejora de la comercialización, investigación, medidas medio ambientales y medidas de prevención y gestión de crisis.