300 agricultores de Fraga y Comarca tiene ya el título de propiedad de sus fincas tras el proceso de concentración parcelaria.

entregaescriturasCasi 300 propietarios, agricultores de Fraga y Comarca, tienen en su poder los títulos de propiedad de sus fincas después de un proceso de concentración parcelaria que ha culminado con la reordenación de 7.786 hectáreas.

La reordenación de los Sectores VI y VII de Riegos del Alto Aragón supone que las 7.786 hectáreas se hayan concentrado en 775 títulos de propiedad repartidos entre 294 propietarios. El proceso se ha completado con la reducción a 802 parcelas de reemplazo a partir de las 1.796 iniciales.

La superficie media de la parcela es ahora de 9.71 hectáreas, más del doble que cuando se inició el proceso. Entonces las dimensiones medias apenas superaban las 4 hectáreas.

La mayoría de la extensión ordenada es de regadío (5.626 hectáreas). El resultado final de la concentración se completa con 282 hectáreas de secano, 1.499 de regadío incluidas en una ZEPA y otras 379 hectáreas de secano con la misma clasificación.

La inversión realizada en esta concentración se eleva a algo más de 10 millones de euros. Casi 450.000 euros financiaron la redacción de los proyectos, a través de la empresa TRAGSATEC.

Sin embargo, la cantidad más importante se ha invertido en obras para la habilitación de caminos de acceso a estas fincas y los correspondientes drenajes. Al final, la inversión ascendió a 9,6 millones de euros en estos trabajos.

Hay que mencionar que en esta zona se encuentra en ejecución el embalse de Valdepatao que, con un presupuesto cercano a los 21 millones de euros. El embalse de Valdepatao es el embalse de cola del V Tramo del Canal de Monegros y permitirá regar 6.199 hectáreas de los términos municipales de Ballobar y Fraga.
La concentración parcelaria es una actividad fundamental en el proceso de mejora de las estructuras agrarias. Su objetivo es aumentar el tamaño medio de las parcelas mediante la agrupación de las propiedades rústicas de cultivo, con el fin de disminuir los costes de explotación y una utilización más racional de los medios de producción.
Asimismo, permite favorecer la implantación de determinadas infraestructuras, especialmente las relacionadas con la modernización de regadíos, así como el acceso a las propias fincas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.