40 años de FIMA.

La Feria Internacional de Maquinaria Agrícola (FIMA) cumple este año su 40 edición con un aumento de un 15 por ciento de las marcas participantes y con la previsión de superar los 230.000 visitantes. Esta cita del recinto ferial de Zaragoza, inaugurada por el rey Felipe VI, cerrará sus puertas el día 24.

Esta edición, FIMA cuenta con 1.572 marcas de más de 50 países, que suponen el 60 por ciento de los expositores. El 40 por ciento restante son nacionales, de los que un 25 por ciento son aragoneses.

La superficie de esta cita ha crecido un 8 por ciento, que es pasar de unos 150.000 a 160.000 metros cuadrados. Es la feria más grande de cuantas se celebran en España de cualquier sector, tanto en superficie como en visitantes profesionales.

Es reseñable el salto tecnológico que se registra en FIMA. “Cuando la feria empezó estábamos hablando de un campo soportado sobre las manos de los agricultores”, recordaba Manuel Teruel y este año se nota la llegada a la industria 4.0. De esta forma, hay equipos basados en la inteligencia competitiva y hay técnicas nuevas con drones para el control del campo. El valor de la maquinaria expuesta sobrepasa los 5.000 millones de euros.

La edición anterior de FIMA recibió 230.000 visitantes, la mayor parte profesionales, una cifra que este año los organizadores esperan superar.

Además, hay acreditadas 96 delegaciones oficiales de potenciales compradores especializados de 20 países diferentes, entre los que destacan Argentina, México, República Dominicana, Colombia, Perú, Chile, Líbano, Marruecos, Túnez, Croacia, Hungría y República Checa.