Aragón trabaja para recuperar el espíritu de la extinta Extensión Agraria

El nuevo sistema de asesoramiento que diseña el Departamento de Desarrollo Rural actualiza el antiguo modelo al siglo XXI

“La extensión agraria es imprescindible para el desarrollo de la agricultura del conocimiento, que es la que tiene la respuesta a los retos de la seguridad alimentaria, la productividad, la competitividad y el medio ambiente”. Palabras con las que consejero de Desarrollo Rural ha enfatizado la importancia de tener un sistema de asesoramiento para los agricultores y ganaderos.

Este sistema, que en Aragón se está poniendo en marcha, será “la extensión agraria del siglo XXI”, ha matizado, ya que en nuestro país el servicio de extensión agraria ha desaparecido y la nueva arquitectura de asesoramiento vendrá a sustituir su importante función pero sin replicar el extinto modelo centralizado público tradicional. “El nuevo modelo tiene apoyo público, pero está descentralizado y lo protagonizan los agricultores”, ha asegurado.
El consejero considera que la transferencia de conocimiento no es viable sin apoyo público y que en países donde se ha privatizado completamente se puede observar que las empresas desatienden a los agricultores. Además, añade, hay ámbitos de gran impacto de los que el sistema público no puede desentenderse, como pueden ser los del agua, el genoma, la contaminación difusa, las plagas, el clima o los ciclos naturales.
El objetivo es que, con el apoyo de la Administración, que financia el 80% del coste del asesoramiento, “y más allá de la simple aportación de dinero”, los agricultores tomen las riendas del asesoramiento que precisa.
Estas declaraciones del consejero se han producido en la clausura de la jornada de presentación de dos proyectos de cooperación de la Alianza Agroalimentaria Aragonesa, RICA y Siasa, ambos orientados a vertebrar un sistema de asesoramiento.
Estos proyectos han surgido de las ayudas para cooperación gestionadas por el departamento, cuya primera convocatoria, dotada con dos millones de euros, se produjo en 2016 dando lugar a 30 proyectos distintos. “Sospechaba que iba a ser un éxito y así ha ocurrido, tanto por la cantidad como por la calidad de los proyectos”, ha señalado.
El  consejero ha anunciado una segunda convocatoria para los primeros días de marzo, en la que se volverán a adjudicar otros dos millones de euros. Además, este año se realizará una primera convocatoria de ayudas para la creación de grupos operativos de asesoramiento y en 2018 otra, también de dos millones, para la ejecución de proyectos por parte de estos grupos.
“Estamos inventando un sistema de transferencia de conocimiento”, ha concluido.