COAG exige perseguir y sancionar las prácticas comerciales abusivas

Foto melocotones_tcm7-342734_noticiaCOAG ha denunciado ante el Ministerio de Agricultura la utilización especulativa del veto ruso por parte de los grandes operadores del mercado para presionar a la baja los precios de frutas y hortalizas de forma totalmente injustificada.
Coincidiendo con la ola de calor, el consumo de fruta ha aumentado un 30% en España y Europa en relación a las mismas semanas del año anterior. En fruta de hueso, la demanda es muy fuerte en una campaña en el que la producción final está por debajo de las previsiones iniciales. El paraguayo se ha recuperado ligeramente de las malas cotizaciones que venía atravesando durante las últimas semanas. La venta de producto es fluida, pero los precios aún no son remuneradores. Hay preocupación en melocotón rojo con precios a la baja y en nectarina de carne amarilla, donde los calibres pequeños se están vendiendo a 0,15€/kg y los mayores en la horquilla de 0,30-0,40€/kg. La nectarina de carne blanca tiene buenos precios especialmente en los calibres grandes. No se comprende el comportamiento del mercado, ya que se aprecia una elevada demanda y una gran fluidez de ventas pero los precios no son acordes a la situación de mercado.

No hay razones objetivas para que el mercado se esté comportando de esta manera, ya que se aprecia una elevada demanda y una gran fluidez de ventas pero los precios no lo reflejan”, ha subrayado Vicente López, responsable del sector de frutas de UAGA, a lo que ha añadido, “es intolerable que un puñado de grandes operadores utilicen de forma torcidera y especulativa el veto ruso para hacer el agosto a costa del bolsillo de los agricultores, provocando distorsiones artificiales en el mercado que para nada obedecen a la lógica de oferta/demanda”.
En ese sentido, durante la reunión con el MAGRAMA, COAG ha exigido un reforzamiento de los controles por parte de la AICA (Agencia de Información y Control Alimentarios) para perseguir y sanciones prácticas comerciales abusivas por parte de intermediarios y grandes cadenas de distribución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.