Convocatoria de ayudas destinadas a financiar prestamos.

El sector de la fruta dulce es uno de los beneficiarios de estas ayudas con carácter retroactivo que convoca el Gobierno de Aragón, y que están destinadas a financiar los préstamos formalizados por la sequía y otras adversidades.

El Departamento de Desarrollo Rural convoca subvenciones destinadas a la bonificación de los intereses generados por los préstamos formalizados por los titulares de explotaciones agrícolas y ganaderas, con un presupuesto de 1.750.000 euros para seis años de los cuales 400.000 € corresponden al año 2018.

Por otra parte, desde el año 2016 las explotaciones frutícolas han sufrido una importante crisis de mercado que dificultan la rentabilidad de las explotaciones.

El objetivo perseguido por el Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad con esta convocatoria es dotar de liquidez a las explotaciones agrarias, facilitando el acceso a la financiación a través de préstamos con unas condiciones favorables y con un coste muy próximo a cero, para así hacer frente a la caída de rentabilidad y permitir su viabilidad.

El procedimiento de concesión de las subvenciones se tramitará en régimen de concurrencia competitiva. Se subvencionará un punto del tipo de interés a los préstamos que se hayan suscrito con las entidades financieras desde el 1 de julio de 2017 y a los que lo hagan hasta que finalice el plazo de presentación de la solicitud de la convocatoria.

El préstamo formalizado podrá tener un importe entre de 6.000 y 40.000 euros, durante un periodo de 3 a 5 años, con el primer año de carencia. El tipo de interés variable máximo a aplicar será de euribor a 12 meses, positivo o negativo, más 1,50 puntos porcentuales como máximo, o bien a interés fijo cuyo máximo será el resultante del cálculo para interés variable. La comisión de apertura será como máximo de un 0,50 %.

Los beneficiarios podrán ser personas físicas o jurídicas que tengan una explotación agraria, primándose el grado de profesionalidad de sus titulares, a los jóvenes y a las mujeres; además deben tener suscrito o comprometerse a suscribirlo un contrato o póliza de seguro para las producciones agrícolas o ganaderas.