El avance de los proyectos de regadío de Monegros II y Las Puntas no se detiene

embalse3El avance sincopado de los dos regadíos proyectados en Fraga continúa firme y, así, durante la
semana próxima coincidirán la entrega (prevista para el día 4 de marzo) de los títulos de
propiedad de las fincas asignadas a los regantes en el proceso de concentración parcelaria de
los regadíos de Monegros II (unas 8.500 hectáreas) con la celebración de la asamblea (día 2,
9.30 horas en Las Ventas del Sotet) en la que se elegirán a los vocales que integrarán la
comisión local que decidirá sobre la clasificación de las tierras que serán objeto de la
concentración parcelaria asociada al regadío social de Las Puntes, que permitirá poner en riego
2.700 hectáreas de los términos municipales de Fraga y Torrente. Se trata, destaca el ingeniero
agrónomo y presidente de la Asociación por la Transformación en Riego de Monegros II, de una
coincidencia que evidencia la importancia de la agricultura en Fraga y su área de influencia y el
empuje que desde el sector y la administración se da a los nuevos regadíos: “Hay una
demanda social y un apoyo de la administración local muy evidente. Y tanto es así que han
coincidido en el tiempo y en un mismo municipio el final de una concentración parcelaria y el
inicio de otra. Fraga, no lo olvidemos, tiene más de 1.800 afiliados al régimen agrario de la
Seguridad Social”, explica Servià.
El inicio de facto de la concentración parcelaria de Las Puntas tendrá lugar el próximo lunes
con la celebración en Fraga de la Asamblea General que permitirá elegir a los miembros que
componen la junta de Clasificación de tierras y la Comisión local. Se trata, explica Mario
Cabrera, el presidente de los regantes expectantes de Las Puntas, de un paso fundamental, ya
que los miembros de dicha Junta son los que asesorarán a partir de su conocimiento del
terreno a los técnicos responsables de la concentración parcelaria: “Las tierras tienen unas
características y cuentan con una serie de infraestructuras y todo eso se debe tener en cuenta
a la hora de realizar la concentración. Sin la ayuda de los agricultores, que somos los que
conocemos el territorio, no se pueden clasificar adecuadamente las fincas. Es dar pie a lo que
es el regadío en sí. Se consigue que las tierras se califiquen para que se valoren y se
concentren de manera adecuada y según lo que cada uno aporta”. A la Asamblea están
convocados unos 300 propietarios entre los que figuran personas que quieren transformar sus
tierras en riego y otras que prefieren mantenerlas como terrenos de secano. Ésa, recuerda
Mario Cabrera, es una de las características que hacen especial la concentración parcelaria de
Las Puntas: “La concentración parcelaria de Monegros II se considera modélica porque en ella
se ha realizado un reparto solidario de las Zonas de Especial Protección para las Aves y eso
también sucede en la concentración parcelaria de Las Puntas. De lo que se trata es de ceder
todos un poco para que todo el mundo pueda regar una parte de sus fincas. Sin ese acuerdo, el
proyecto no habría salido adelante. En nuestro caso, además, hay un elemento añadido que
convierte la concentración parcelaria de Las Puntas en caso atípico: los propietarios que
queremos regar debemos convivir con los que no quieren hacerlo y eso debe respetarse. Hay
un pacto con ellos, ha sido complicado pero debe ser así. La Asamblea del día 2 es
importantísima por eso: vamos a escoger la gente que va a ayudar a los técnicos a calificar las
tierras y valorar esas granjas y esos almacenes que están en ellas. En esta asamblea
participan también los propietarios que no optan por el regadío. Yo animo a todo el mundo a
participar y, a quien no pueda hacerlo, le animo a delegar el voto”, explica Cabrera.
Para José Ignacio Gramún, el concejal delegado de Agricultura del Ayuntamiento de Fraga, la
coincidencia de uno y otro acto la semana próxima evidencia el peso de la agricultura en la
capital del Bajo Cinca. Los avances, admite, son constantes y aunque sería deseable que se
acelerasen aún más, hay que valorarlos dentro del contexto de atonía económica del último
mandato: “Si hablamos de Monegros II, hay que admitir que este mandato no hemos estado en
el mejor momento para que el Estado haya podido abordar inversiones, pero hemos logradocompletar la concentración parcelaria. La gente está trabajando sus tierras desde 2012 y ahora
tendrá los títulos de propiedad. Si pensamos que el decreto de la concentración parcelaria es
de 1995, vemos clara la magnitud del avance. Si hablamos de infraestructuras, tenemos
Valdepatao –que está finalizado- y hay 200 millones de euros para el complejo Almudévar-
Biscarrués. Es verdad que falta el Sifón de Cardiel, pero su tramitación administrativa no se
detiene. Falta la red de tuberías y la electrificación, pero los avances que se han experimentado
hay que valorarlos. Si nos fijamos en el regadío de Las Puntas, lo evidente es que la
locomotora está en marcha y nadie va a detenerla. Tenemos en nuestro poder el estudio de
impacto ambiental de la concentración parcelaria y el plan de obras y en breve se abrirá la
exposición pública. Todo esto es imposible sin el compromiso de los regantes, que se han
posicionado junto a la Administración para que todo sea un éxito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.