Incremento del presupuesto de Desarrollo Rural.

El presupuesto consolidado del Departamento de Desarrollo Rural para 2018 asciende a 787,98 millones de euros, lo que supone un incremento del 2,86 %. Esta cifra se logra con un incremento de 22,83 millones de euros de fondos propios autonómicos hasta alcanzar los 250 millones, lo que se traduce en una subida del 10,05 %.

El consejero ha resaltado que los objetivos y prioridades de su departamento siguen poniendo el acento en mejorar la renta agrícola y rural de quienes mayor vinculación tienen al mundo rural y a la agricultura familiar, y que más contribuyen a su mejora y sostenibilidad económica, social y ambiental. Para el consejero, “la equiparación de la renta de quienes se dedican a la agricultura sigue siendo la deuda pendiente de la Política Agraria y la falta de empleo y servicios lo que despueblan el medio rural”. A lo que hay que sumar “los grandes retos relacionados con el ciclo del agua, la biodiversidad, los montes, los residuos, el cambio climático y la educación ambiental, que afronta nuestra Comunidad”.

Es por ello que el presupuesto de 2018 sigue garantizando la completa absorción de los fondos europeos que financian el Programa de Desarrollo Rural de Aragón 2014-2020 y aporta los recursos propios necesarios para su completa ejecución. De esta forma, se incluye un gasto total con cargo al PDR de 122 millones de euros (75,6 millones del FEADER, 33,3 millones de fondos propios y 13,3 millones del MAPAMA) situándose por encima del mínimo exigido por la senda financiera que es de 105 millones de ejecución media anual mínima. La aportación de fondos propios sube un 21% (5,83 millones), al igual que la aportación FEADER que supone un incremento del 8,3% respecto a 2017. Esto hace que estemos ante el mayor importe disponible desde el año 2012, habiéndose incrementado un 20% sobre el crédito presupuestado en la legislatura pasada.

Por su parte, el primer pilar de la PAC contará con 439,56 millones de euros (fondos FEAGA) y 40.000 beneficiaros, siendo “la mejor previsión posible teniendo en cuenta los resultados de los ejercicios anteriores”.

Además, se crea una nueva línea de créditos subvencionados por valor de 900.000 euros para hacer frente a la sequía y otras adversidades. A la vez que se pone en marcha una nueva estrategia de asesoramiento a agricultores y ganaderos dotada con 1,16 millones de euros.