El IRTA presenta nuevas variedades de manzana adaptadas a climas cálidos en la XXII Jornada Frutícola

Los días 25 y 26 de octubre tiene lugar en Mollerussa la jornada frutícola de referencia que anualmente organiza el IRTA. En la 22ª edición de este encuentro profesional se han presentado varias novedades en fruticultura, en una jornada que supera los 1.800 visitantes entre los dos días que dura el evento y cuenta con cerca de 100 stands y más 120 empresas del sector representadas.

Una de las novedades más relevantes de esta edición es presentación de 15 nuevas variedades de manzana, principalmente de las variedades Gala y Fuji, que presentan una adaptación adecuada a nuestras condiciones de cultivo. Una de las características de nuestra zona son las temperaturas muy elevadas en el verano, tanto durante el día como especialmente durante la noche. Estas condiciones afectan en gran medida a la calidad gustativa, la textura y la coloración de la manzana, de modo que algunas variedades provenientes de zonas más frías, pueden presentar carencias en estos aspectos en ser cultivada en zonas cálidas.

En los últimos 15 años la producción de manzana se ha reducido a más de la mitad porque muchos de los productores optaron por el melocotón. No obstante, la demanda obliga a importar anualmente 240.000 toneladas de manzana por falta de producción propia. El investigador del IRTA Ignasi Iglesias ve en las nuevas variedades de manzana una opción atractiva para que los productores recuperen este cultivo y puedan sobreponerse así a la crisis del melocotón. “Se tiene que volver a pensar en la manzana, pero incorporando variedades más adaptadas y con un sistema de producción muy eficiente”, asegura Iglesias.

Las nuevas variedades presentadas en la jornada del IRTA presentan una adaptación a nuestra climatología, por lo que el aspecto del fruto, su gusto y su textura pueden ser consideradas de alta calidad, aportando así valor para el productor a la vez que satisfacción al consumidor.

Este encuentro profesional sirve también para dar a conocer a productores y técnicos toda la información sobre varios ensayos que el IRTA realiza en el ámbito de la fruticultura y que son de especial interés para el sector. En esta edición se ha explicado la importancia del tamaño del fruto en manzana en el momento de realizar el aclareo con ingredientes permitidos a tal efecto; se han expuesto las novedades para optimizar el control de la Monilinia en melocotón -una enfermedad fúngica que produce importantes mermas en la fase de conservación y comercialización de la fruta-; se han dado los resultados del efecto de ciertos insecticidas sobre las poblaciones de abejas y se ha presentado el incremento en la rentabilidad de las plantaciones de pera Conference con el empleo de planta preformada, una opción más cara en el momento de la plantación, pero que aporta mayores producciones y mejora la rentabilidad, respecto al sistema tradicional. También se han analizado el reto del control de enfermedades del almendro, así como las soluciones a implementar, finalmente el proyecto PRFOFRUIT ha estado presente con la presentación de novedades en tecnologías de redes antipedrisco.

Como en cada edición, ha habido la presencia de un ponente extranjero, esta vez ha sido Michele  Bravetti, un asesor italiano que ha presentado las tendencias en la tecnología de producción y sus costes en diversos países.