Se modifica la ley de la cadena con el propósito de un reparto más justo del valor de los productos agrarios.

El ministro de Agricultura se ha reunido con representantes del sector productor de frutas y hortalizas, en el marco de encuentros que mantiene con los distintos eslabones de la cadena agroalimentaria para estudiar posibles soluciones a los problemas que padece el sector agrario.

En el transcurso de la reunión el Ministro ha
trasladado la inmediata modificación de la ley de la cadena de 2013 con
el propósito de lograr un reparto más justo del valor de los productos
agrarios a lo largo de los eslabones que la integran. En este ámbito, la
transposición de la directiva comunitaria sobre prácticas comerciales
desleales va a permitir a los productores españoles ampararse en la
normativa europea en sus transacciones comerciales comunitarias, lo que
supondrá una ventaja desde el punto de vista del trabajo profesional del
sector.

En relación al sector de las hortalizas de
invernadero el ministro se ha comprometido a estudiar con las autonomías
posibles actuaciones conjuntas para mejorar su competitividad.

Asimismo, son numerosos los trabajos que este
Ministerio está desarrollando para conocer de forma detallada el
funcionamiento de las organizaciones de productores y sus asociaciones,
ya que tienen un gran potencial para el desarrollo del sector.

En concreto, estas organizaciones cuentan con
herramientas para planificar la producción y su ajuste a la demanda, la
optimización de los costes, la concentración de la oferta y la
comercialización conjunta de la producción de sus asociados, disponiendo
para ello de fondos que la UE pone a su disposición. Resulta, por
tanto, fundamental tener un sector bien vertebrado para conseguir una
mejor planificación de las producciones, según el ministro.

El ministro ha apuntado la necesidad de que
se aplique estrictamente la normativa comunitaria en materia seguridad
alimentaria, productos fitosanitarios, residuos y de control de plagas,
“una preocupación que el Ministerio comparte enteramente”.

El Gobierno velará por el cumplimiento de los
acuerdos con terceros países y pedirá a la Comisión garantías en
relación con los contingentes de importación.