Se publica un catálogo de buenas prácticas para favorecer la adaptación del sector agrario al cambio climático.

El Gobierno de Aragón lanza el “Catálogo de Buenas Prácticas Agrarias para un desarrollo bajo en carbono y un sector agrario más resiliente al cambio climático”, consensuado con el sector, elaborado durante el 2018.

En este catálogo se definen una serie de buenas prácticas aplicables al sector agrario aragonés para favorecer la adaptación del sector al cambio climático y la reducción de las emisiones de GEI, tanto en las fases de producción primaria como en las operaciones asociadas a la actividad del sector.

Objetivos principales 

Los principales objetivos que se buscan con la adopción de estas prácticas por parte de los profesionales del sector serán:

  • Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y aumentar el secuestro del carbono atmosférico en el suelo.
  • Incrementar la eficiencia en el uso del agua y resiliencia de los cultivos ante las condiciones de estrés climático.
  • Mejorar la sostenibilidad de las explotaciones agrarias en función de indicadores a nivel medioambiental, económico y social.
  • Mejorar la formación de colectivos pertenecientes al sector agrario en relación al cambio climático y sus implicaciones en el sector.

El catálogo se estructura en recomendaciones, buenas prácticas propiamente dichas y retos futuros, de esta manera se da cabida a la totalidad del trabajo que ha realizado el grupo Agroclima.

  • Recomendaciones generales: acciones concretas para la mitigación y la adaptación al cambio climático desde el sector agrario, siendo éstas sugerencias para el sector.
  • Buenas prácticas: proyectos dentro del sector que trabajan en la resiliencia al cambio climático y la mitigación del mismo que ya se están llevando acabo de forma exitosa y pueden ser transferibles y replicables.
  • Retos futuros: actualmente hay diferentes instituciones que centran sus esfuerzos en avanzar para la consecución de soluciones innovadoras mediante proyectos de investigación que son imprescindibles para que las diferentes técnicas se puedan aplicar directamente en campo. En este apartado se recogen estos proyectos.

Para una mejor identificación de las recomendaciones, buenas prácticas o retos se ha dispuesto un código de colores para diferenciar los distintos subsectores, verde para el sector agrícola, granate para el sector ganadero, azul para la agro industria y amarillo para el fomento del sector agrario, así como un icono diferente para cada uno de ellos.